ESPECIALIZADOS EN APARATOS ELEVADORES
ESPECIALIZADOS EN APARATOS ELEVADORES

Conozca e informese más sobre lo que le ofrecemos.

Hace ya más de 45 años que nos dedicamos casi de forma exclusiva a la pintura de aparatos elevadores.

Puertas de ascensor, cerramientos del mismo y todo lo relaccionado con estos aparatos.

A lo largo de este tiempo no son pocas las cosas que han cambiado. Desde los materiales utilizados, el tipo de puertas de instalación,  asta la forma de realizar el trabajo.

Contra toda idea preconcebida y pese a que aún hay quien se resiste  a creerlo, en cuanto a la forma de realizar este trabajo, ofrecemos un sistema que mejora notablemente el modo tradicional.

Nos estamos refiriendo al modo de pintar las puertas.

La idea más común entre aquellos que conocen un poco el tema, es que especialmente el MARTELÉ  no es posible pintarlo de otra manera que con pistola.

Podemos decir con todas garantías que el resultado de este tipo de trabajo no difiere del modo que se realice, sino de la mano del pintor.

De este modo ofrecemos mayores ventajas.

 Una mayor limpieza, evitamos muchas incomodidades y una uniformidad en el dibujo-relieve del martelé  poco usual.

Hablamos del martelé por que es el tipo de pintura industrial más  común en el acabado de las puertas de un ascensor. Pero por supuesto no el único, también se puede elegir entre una muy amplia gama de colores dentro de la categoría de los esmaltes lisos.

 

 

 

MARTELE

 

 Esta pintura fue creada con el fin de imitar un tipo de forja, rugosa bastante usada en cerrajería con unas características muy singulares, su dibujo y su relieve.

El martelé es un esmalte sintético con una serie de componentes adiccionales.

Lo más conocido por todo el mundo es el esmalte sintetico liso, quién no lo a manipulado alguna vez. Pero este, para empezar se trata de una pintura metalizada, con su base hecha principalmente por pourpurina plata , tintes adiccionales con los que alcanzar los distintos colores, y por último y casi más reseñable, una solucion de siliconas con las que lograr el efecto que caracteriza a este esmalte.

La complejidad de esta pintura su particularidad y al la vez su belleza reside en aplicarla con la mayor uniformidad y conseguir su efecto de la forma más atractiva.

Un martelé bien trabajado ofrece un dibujo bien marcado y definido. En esto ultimo en ocasiones no se puede conseguir con idéntica exactitud pues influyen muchos otros factores como la temperatura ambiente o la marca de pintura que se aplique por ejemplo.

Una ventaja que ofrece también es su resistencia, suele ser más fuerte que un esmalte liso, dando así una mayor durabilidad. Pero no olvidemos que se sigue tratando de un esmalte de uso convencional, y no de una pintura como la de un coche secado al horno.

En cualquier caso su durabilidad siempre vendrá dada por el  uso y trato que reciban las puertas.

 

 

 

 

CONSEJOS UTILES

 

Hay una serie de reglas importantes en las que reside un mejor resultado.

Para empezar, casi nunca es conveniente cambiar de tipo de pintura. Es decir, si tenemos las puertas pintadas en liso y las queremos pintar de nuevo, lo mejor en este caso seria volver a pintarlas nuevamente en liso. O si estubiensen en martelé debemos actuar del mismo modo.

Por supuesto es posible cambiarlo pero esto incidirá directamente en el coste del trabajo.

En ocasiones si una puerta está bastante deteriorada y esta en liso, si queremos acabarla en liso nuevamente, influirá normalmente  en el acabado o muy notablemente en el coste. Sin embargo, quizás acabandola al martelé consigamos un mejor resultado.

De cualquier modo de no tener claro esta serie de normas será muy aconsejable que se nos consulte al respecto.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© PINTURADEASCENSORESJLF